Carlos Lorente Voy a más

El murciano de 22 años debutaba como profesional a principios de abril en el Gran Premio Miguel Induráin en Estella, donde el veterano Ángel Vicioso sacó provecho triunfal a la tiranía en el pelotón impuesta por los Movistar Team. "Demasiados kilómetros -192- para mi debú.

 El Movistar impuso un ritmo muy vivo desde salida, y eso aceleró el desgaste de mis fuerzas hasta que, llegados al penúltimo paso montañoso, el más exigente del trazado, me quedé cortado". Lejos de venirse abajo, Carlos Lorente encaró con valentía, al día siguiente, su concurso con el Keith Mobel en la clásica Vuelta a La Rioja. "Me encontré muy a gusto. Aunque hubo momentos en que el Orica Green Edge -con miras puestas en la victoria de Caleb Ewan- tensó la cadena demasiado, logré no despegarme del pelotón principal hasta los últimos kilómetros". Acabó en el puesto 55 a 35 segundos del ganador Caleb Ewan. Una semana más tarde, volvía a enfrentarse a otro reto: la clásica Gran Premio de Primavera en Amorebieta. "La ascensión a Montecalvo se me acabó por atragantar, y perdí comba con el pelotón principal. Había que acabar como fuera, y así fue. Se trataba de ir forjando mi estado de forma y puesta a punto en competición. En abril hay equipos y ciclistas que ya acumulan un notable número de días de competición, y exhiben un golpe un pedal que nos deja en clara inferioridad".
Carlos Lorente.

 En la Meseta Central británica aguardaba su próximo banco de pruebas, pero quizás demasiado exigente. "La Rutland-Melton es como una carrera de bicicleta de montaña pero que se disputa con la de carretera. Hay tramos de tierra, adoquinados y muy bacheados, a parte de la estrechez de su curveantes y abruptas carreteras. En el primero de los sectores complicados a punto estuve de ceder terreno. Había que estar lo más adelante posible a pesar de la extraordinaria velocidad con que se desarrolla y de los continuos tropiezos, accidentes y averías mecánicas.

 Así fue hasta que a falta de ocho kilómetros para acabar -de los 180 kms. totales- fue victima de un inoportuno pinchazo. Gracias a que el Coche Neutro estaba muy próximo, pero, aún así, se me escapó la oportunidad de haber podido disputar la llegada entre un grupo ya, por entonces, reducido a casi una treintena, porque me vi con piernas para esprintar". Lorente acabó en el puesto 49 a 02:06 minutos. "Es muy alentador para mí, a pesar de lo sucedido, porque es mi cuarta carrera y con 22 años. Este tipo de recorridos de 'sube y baja' son los que mejor se adaptan a mis características.

 Espero dar otro salto de calidad en nuestro próximo compromiso, en Suecia, la Skandinavian Uppsala Race y el Gran Premio Skandis, también en Uppsala. Más adelante regresamos a Inglaterra, aunque será un recorrido no tan complicado como el del pasado domingo. Tengo que ahondar más en entrenamientos de gran fondo. Tengo margen de mejora todavía por delante. Sería espectacular verme delante en Ordizia y Getxo".