Único español en la 'Roubaix' británica Keith Mobel Partizan

Bradley Wiggins es el gran atractivo de la XI Rutland-Melton CiCLE Classic, que cuenta con la escuadra serbio-murciana desde 2011.
En poco más de una década, ésta clásica es el máximo exponente de la grandes en las islas británicas. Tiene como escenario los estrechos caminos desgastados de la sinuosa Meseta Central. Tom Moses (Rapha Condor) es su vigente vencedor.    

Treinta y cinco equipos se atreven este próximo domingo 26 de abril con el desafío que representa la Rutland-Melton CiCLE Classic con 180 kilómetros de exigente trazado, que discurre, en su primer tercio, a alta velocidad por anchas calzadas de liso firme entorno a su anfitriona ciudad de Rutland, pero que, una vez que se adentra en los estrechos caminos agrícolas de la región circundante, camino de Melton, esboza un lienzo de exigente gran clásica norteña acrecentada con el colorido del barro o de la tierra, que presagia convertirse en un 'infierno' de acertar la previsión de lluvia persistente y bajas temperaturas, de entre 5 y ocho grados centígrados.


Sir Bradley Wiggins, que cumpliera con su anunciado adiós del equipo británico Sky World Tour, ahora con su escuadra propia UCI Continental, es el gran atractivo de esta décimo primera edición, que ya con anterioridad contara con las participaciones ilustres del memorable Malcom Elliot (2011) y de Mark Cavendish (2007), además de otros. Para las escuadras británicas, esta Rutland Melton CiCLE Classic es, junto al Tour of Britain y An Post Ras (Irlanda), un gran escaparate donde dejarse ver y tentar la victoria, de modo que confieren a la carrera un tono mucho más competido de lo que es de suponer. Pero su organización también procura que exista competencia foránea, como así lo manifiesta su alma máter, Colin Clews: "El apoyo de equipos extranjeros la hace más emocionante cada año", aunque admite que, "la coincidencia en fechas con otros eventos -como es la Lieja-Bastoña, también el domingo- impide que todos aquellos que quieran venir puedan estar presentes".
Clews destaca, como puntos calientes en el recorrido, la doble ascensión a Cold Overton y las cuatro a Burrough-on-the-Hill, cuatro veces, con una última pasada a unos 20 kilómetros antes de la llegada de Melton Mowbray.
Keith Mobel Partizan.


"Es una carrera tan bonita como exigente, que ya experimentamos con las condiciones adversas que se anuncian para el próximo domingo en 2012, y los ciclistas lo pasaron muy mal sobre la bicicleta. A la persistente lluvia se unieron las bajas temperaturas, dando así como resultado una sensación térmica invernal. El recorrido incluye pasos que se complican sobremanera bajo estas condiciones, pero así es el ciclismo. Solo así, esperas que no acontezca ninguna desgracia, y que se pueda estar lo más adelante posible. En su última edición tuvimos a Plaza y Vigil en el grupo de delante, hasta que una avería mecánica dejó fuera a éste último.

 Este es otro de los factores a tener muy en cuenta. En carreteras estrechas y con tantos equipos en liza es muy complicada la asistencia técnica. Lo importante es estar en una carrera que va dando pasos de gigante gracias a la enorme ilusión con que su organización, con Colin al frente, la ponen en escena. Allí el ciclismo se vive otra manera, como pudimos ver al paso de Tour de France por Gran Bretaña; es como una gran fiesta para propios y extraños, y eso es un aliciente que enamora y encandila a quienes participan. Esteban Plaza y José Luis Roldán son nuestras principales bazas. Carlos Lorente y Javier Valero son jóvenes debutantes, pero con muchas ganas por dejarse ver. Juan Jesús Mata y Juan Jesús Martínez son una incógnita".