91ª edición de Villafranca de Ordizia UCI 1.1.

El próximo día de Santiago, 25 de julio. La carrera guipuzcoana se mantiene como una de las señeras de nuestro calendario, no en vano será ya su 91ª edición, y conserva la categoría UCI 1.1. La gran novedad será la subida alfinal del alto de Gaintza, de 2,4 kilómetros a una media del 11,6 % y que incluye rampas por encima del 20 %, el muro en el que Alberto Contador dinamitó la Vuelta al País Vasco el primer día.

Aunque en esta ocasión la prueba de Villafranca coincidirá de pleno con el Tour de Francia -ese día será la etapa de Bergerac- se espera una interesante participación en la línea de salida. Serán en esta ocasión 170 kilómetros con una ligera variación con respecto al trazado del pasado año al enlazar en el sector final las subidas a los altos de Abaltzisketa (km 21,3, 54,5, 87,7, 120,0, 154,1) y Gaintza (km 163,8), a solo seis de la llegada. La organización ha querido recuperar para la ocasión el tramo decisivo de la primera etapa de la pasada Vuelta al País Vasco. Entonces Contador lanzó un potente ataque en las rampas de Gainza al que sólo resistió en un primer momento Alejandro Valverde. La insistencia del madrileño le permitió soltar a su rival y plantarse en solitario en la meta de Ordizia, en lo que fue su primer paso para asaltar el triunfo final.

Así las cosas, en esta Prueba Villafranca-Ordiziako Klasika se darán cuatro vueltas a un circuito desde Ordizia por Itsasondo, Legorreta, Alegia, Amezketa, el Alto de Abaltzisketa, Gainza pueblo y el descenso a meta; y en la quinta vuelta una vez superado el alto de Abaltzisketa, se descenderá a Zaldibia para subir a Gainza desde el Caserió Loiola como se hizo en la Itzulia. Después de coronar, quedarán solo seis kilómetros cuesta abajo hasta la línea de meta. Ni qué decir que quien corone arriba con un puñado de segundos tiene muchos boletos para ponerse la txapela en el podium de Ordizia.

La salida se dará a las nueve y media de la mañana y la llegada está prevista en torno a las dos de la tarde.