Los españoles Rienda y Ramírez (KTM-Murcia), protagonistas en la etapa reina del Tour de Rio

La cuarta etapa de la Volta do Rio de Janeiro (UCI 2.2) unió las ciudades de Teresópolis y Rio das Otras a través de más de 190 kilómetros, e incluía una tendida pero exigente ascensión de primera categoría con dos cotas puntuables para el Gran Premio de la Montaña casi encadenados que se iniciaba apenas cubiertos cincuenta kilómetros, y que marcaría el devenir de la carrera.

A falta de cinco kilómetros para alcanzar la segunda cima, la más elevada de las dos, que distaba casi setenta kilómetros de la meta, escapaban al férreo control del pelotón, tirado por el Realcycling-Caloi del líder, los ciclistas españoles del KTM-Murcia, Juan Carlos Rienda y Juan Carlos Ramírez. Por entonces, ya marchaba por delante en solitario el local Murilo Affonso, que puntuaba primero por ambos pasos montañosos.

 El perfecto entendimiento entre ambos les aproximaba al líder de la etapa a la vez que por detrás se le acercaban otros tres fugados. Finalmente, y ya en el descenso, se reagrupaban los dos grupos de fugados perseguidores de Affonso, al que poseriormente dieron caza. De ese grupo se descolgaba Juan Carlos Ramírez, y las expectátivas de éxitos quedaban reducidas a las mitad con Rienda. "Fue complicado, porque el equipo del líder Kleber Silva Ramos, el Realcycling se mostró infranqueable desde el inicio de esta Vuelta a Rio. Eso se unía a la dureza impuesta por una cima muy larga (más de veinte y cinco kilómetros), y a las enorme ganas de muchos aspirantes al podio por dar un vuelco a clasificación general. El Realcycling tiró muy fuerte por detrás y siempre mantuvo a raya nuestra ventaja (máxima de dos minutos).

Hubo muy buen entendimiento entre nosotros (los fugados), pero completado el largo descenso, y ya sobre el terreno firme, llegamos a pensar en que podíamos disputarnos el triunfo de etapa. De echo, el pelotón del líder (ya de unas veinticinco unidades) nos atrapó a quince kilómetros de la meta. Había que intentarlo, y éramos conscientes de que sería muy difícil lograr llegar destacados, porque, además, el paso de los kilómetros minaba nuestras fuerzas y posibilidades", dijo Rienda (KTM-Murcia).